Equipo Núcleo Panamá


Claudia I.Padilla V
Coordinadora Intercontinental

 

“En la Frater formamos cadenas de amor, somos pequeños eslabones que al visitarnos nos unimos en fraternidad.”

Claudia I.Padilla VNací en Colombia en la ciudad de Bogotá, el 15 de marzo de 1960. A los dos años me diagnosticaron con poliomielitis. Me afectó el brazo derecho, la columna y las dos piernas. Después de múltiples cirugías y tratamientos, llegue a usar solo un bastón de apoyo. Mis padres lucharon para que siempre me integrara como cualquier otro niño en todos los ámbitos de nuestro diario vivir.  Profesionalmente estudie psicopedagogía. Trabajé primero en Bogotá-Colombia y luego en Panamá, donde resido hace 30 años.  En 1998, fui diagnosticada con síndrome de post-polio. Actualmente uso muletas, férulas en ambas piernas y silla de ruedas.

Conocí a la Fraternidad Cristiana de Personas con Discapacidad poco después de haber sido diagnosticada. Estando en la terapia física conocí a Juan y Maritza su esposa, ellos me invitaron a la Fraternidad. Poco a poco a medida que participaba y conocía el movimiento me enamore del mismo. Consiente y comprometida con mi papel en la Fraternidad, asumí la responsabilidad de servir incondicionalmente durante estos 18 años. Coordinadora adjunta nacional, coordinadora Nacional de Panamá. Coordinadora de los países de Centro América, México y el Caribe (área I). En el 2009 durante la Asamblea Continental fui elegida para la Coordinación Continental de América.  Al terminar el periodo de cuatro años de esta responsabilidad en el año 2014 se me pidió que asumiera la responsabilidad de la coordinación Intercontinental.

En el libro de los pensamientos del Padre François hay una frase que dice “¡Haced contagioso el amor fraternal’! ¡Qué se propague por el mundo como la bomba atómica! La fraternidad es contagiosa.” No se puede amar lo que no se conoce. El espíritu de la Frater está en la visita, en el acercarnos al otro como Jesús, sin esperar nada cambio. Donde nos vemos iguales unos a otros y nos mueve hacer el bien, a dar vida, ser capaces de darla por amor. Casi siempre al principio sentimos curiosidad.  Luego comprendemos que la vida sin amar al otro, no es vivir. Cuando empezamos a reconocer en la visita lo mucho que recibimos, incluso más de lo que damos, nos damos cuenta de lo que significa vivir la fraternidad. Su espíritu mueve la vida hacía el servicio y amor. Solo cuando se visita, se puede sentir la fuerza del espíritu que nos une desde la fragilidad, la enfermedad, la discapacidad…  Que lindo es ver a Jesús en el otro, para vivir la vida que Dios nos ha regalado en abundancia.

Hombres y mujeres en busca de una vida más digna. En un mundo dividido por las guerras, el consumismo, el egoísmo. Sociedades individualistas donde no se mira en conjunto los problemas de todos, únicamente se busca solución al propio. En la Frater formamos cadenas de amor, somos pequeños eslabones que al visitarnos nos unimos en fraternidad. Eso nos hace denunciar la injusticia, nos hace incidir, participar para crear un mundo nuevo y justo. La soledad y abandono que vive la persona con discapacidad es creada por la sociedad, que la discapacita. Las personas que tenemos algún tipo de discapacidad, tenemos es un impedimento. Como cristianos vivimos para cambiar y crear un mundo con dignidad para todos.


^ Subir

María Del Carmen Mazariegos Ola
Coordinadora adjunta Intercontinental

 

¡¡¡ LA ALEGRIA DE LA FRATER !!!

Marķa Del Carmen MazariegosNací el 15 de marzo 1,953 en la Ciudad de Guatemala.

En el año 1976, salimos de paseo escolar. El amigo que conducía no vio una curva y caímos a un barranco donde mi columna fue aplastada a nivel dorsal y lumbar. Cirugía en nariz, vejiga y dos en la columna. Fue un tiempo fuerte en el que experimenté el amor de Dios, mi familia, mis amigos, de las personas que me cuidaban en el hospital. Tuve poca rehabilitación porque en este año hubo un terremoto, el hospital estaba improvisado en un parque; fueron dos años en este lugar.

1979. Por la mañana fui a un centro de rehabilitación de las Hermanas de la Caridad de San Vicente de Paúl. Los muchachos que vivían en este lugar me invitaron a llegar por la tarde para jugar basquetbol, así aprendí a movilizarme con la silla. Soy florista, cuando me sentí con fuerza regresé a la floristería, necesitaba trabajar.

1980, día viernes. Sor Rosita Hasbún me informó que había un movimiento que se llamaba fraternidad, tendrían una actividad mañana sábado en casa de Cristiandad. El sábado por la tarde mis sobrinos me llevaron a este lugar. En la entrada había un grupo de personas muy amables que me ayudaron a bajar, con el tiempo entendí que eran amigos colaboradores. Al entrar vi que había mucha gente movilizándose en sillas, muletas, bastón, andador, todos muy alegres bailando acompañados por Padre Carlos Pérez Alonso, quien con una guitarra cantaba sólo temas de las suegras, era muy divertido. Me gustó tanto que me dije: Aquí me quiero quedar. La Frater me llenó de alegría y fortaleza para iniciar esta nueva etapa de mi vida.

Finales 1980, Padre Carlos me contó que habría un Encuentro de Área, me invitó apoyar en secretaría.

1981. Secretaria del Equipo Diocesano.

1983. Secretaria del Equipo Nacional.

1987. Coordinadora Nacional. Pertenezco al Núcleo Señor de las Misericordias, el nombre porque en la Parroquia Señor de las Misericordias nos dan posada para nuestras reuniones.

1993. Coordinadora de Área.

1995. Acompañada por Fray Nelson extensión a Nicaragua nos recibió en Managua el señor Francisco Pérez de Feconori.

1999. Extensión a República Dominicana acogida por los Padres Redentoristas en la Casa Juan Newman.

2,000. Visita de animación a personas enfermas y con discapacidad de la Parroquia San Lucas en Brentwood, Nueva York.

2001. Por invitación del Equipo Continental en el mes de abril acompañé a Lupita Ramos para una visita de animación y formación, presentándola como nueva Coordinadora de Área en la Parroquia San Matías de República Dominicana. Mes de noviembre. Con Lupita visita a Nicaragua para una jornada de Información y Formación, invitadas por la señora Zela Obregón de la Organización Cristiana La Luz.

2002. Invitada por la Frater de Honduras acompañé a Lupita para la Asamblea Nacional. Durante este tiempo de tan buenos recuerdos compartí con amigos muy queridos que me enseñaron tanto, fui acogida con mucho cariño, todos me hicieron sentir como en casa, en familia. Dios se los pague. Sigo confirmando que la Cita Lucas 7,22 Se hace vida en la Frater porque aquí los sordos oyen, los ciegos miran, los cojos bailamos! La Frater es un estilo muy alegre de vivir. La Frater es una Fiesta!!!

GRACIAS PADRE FRANCOIS!!!


^ Subir

Miguel Ángel Arrasate
Asesor Intercontinental

 

“¿Qué quieres que haga por ti?   Levántate, toma tu camilla-historia y camina a la comunidad …”

Foto de Albert ArrufatMe regalaron la vida un 15 de marzo del 1951. Otra vez volví a sentir ese regalo un 25 de noviembre del 1975. La primera fecha hace relación al lugar del nacimiento: Cataluña, concretamente Lérida y a lugares donde fui creciendo: Navarra, País Vasco, Barcelona, Valencia… lugares donde viví hasta los 24 años. La segunda es la llegada a América Latina, concretamente Panamá y desde ahí el encuentro con muchas gentes que, en la escucha, van siendo educadores en humanidad… uno agradece a la vida, al Dios amigo de la vida, ese regalo de amistad que es el que uno haya podido compartir con los hombres y mujeres de América Latina… es un regalo que marca la existencia, humaniza, es como un tatuaje en el corazón. Y en ese ir haciendo camino con los demás, el ser invitado a caminar con la fraternidad –la frater- , ha sido como el regalo de unos lentes que ayudan a mirar la vida con más humanidad, conmigo mismo, con los demás, con la casa común en la que todas las personas tenemos el derecho y el deber de vivir en fraternidad, en humanidad.

Desde niño, me llaman miguelángel… me gusta el nombre… otros me dicen padre… algunos, pocos, tambien usan la expresión fray (hermano) por pertenecer a la orden de los hermanos predicadores, los dominicos… y hablando de dominicos, me gustaba mucho una imagen que un pintor dominico (fray angélico) hizo de Domingo de Guzmán: el estaba sentado, leyendo la palabra, meditándola… luego, desde que llegue a América Latina, comenzó a gustarme más la de Domingo abrazado al crucificado.

Me gusta todo lo que tenga sabor a humano. Siento que lo humano es el camino para encontrarnos con lo más grande que hay en cada uno de nosotros, mujeres y hombres: el amor, el amor que decimos es Dios… por eso, quiero ser eso, humano, simplemente humano y acercarme a la humanidad de la persona concreta con historias de mujer y de hombre, para juntos, tejer al estilo de él, ese otro mundo posible que ya es y que deseamos sea más: el reino de Dios, de la vida, de la dignidad, de la justicia, de la fraternidad… y tejerlo poco a poco, a ritmo humano, para que ningún humano quede por fuera.

La fraternidad ha sembrado en mi… y con la fraternidad también quiero sembrar, como nos decía François… como lo hizo Jesús que sembró palabras y accionesnuevas en un mundo, en una sociedad en la que se hacía sentir lo que muchas veces aún se siente –el ser nadie- y ahí él sembró la vida al decir, después de mirar con el corazón: ¿qué quieres que haga por ti?. Levántate, toma tu camilla-historia y camina a la comunidad… sembrar con los demás, cuidar la vida con los demás. Eso me parece tremendamente humano y como todo lo que es humano, me sabe a nuevo, a bueno, a libre, a evangelio, a alguien que de verdad nos ama y nos invita a amar en el día a día en ese arcoíris grande que es la experiencia de la vida que ama… y que amando, vive.


^ Subir


Valid XHTML 1.0 Transitional